www.elcanonliterario.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Por qué el canon
Por qué el canon

El canon es necesario para orientarse en cualquier ámbito. Toda época y cultura tiene su lista de referencia. En la Literatura hispánica, vista desde el siglo XXI, creo que una lista de buenos libros que vale la pena leer siempre será agradecida como una guía necesaria para orientarse en la nueva Biblioteca de Babel.

La idea de centrar este trabajo en el concepto de canon literario surge de una doble necesidad: la de revisar continuamente la lista de lecturas recomendadas en clase y la conciencia de que es preciso afirmar la importancia de esa lista porque debe servir para fomentar el estudio de la literatura y a la vez facilitar su disfrute personal, sea en la escuela o sea fuera de ella. Además, el proyecto no puede ser ajeno al largo debate que el tema del canon viene generando desde hace décadas. Por ello intentaré mediar entre el elitismo conservador y restrictivo de la crítica tradicional, poco dada a admitir revisiones y cuestionamientos aunque sean fundados, y los enfoques de los estudios culturales y otras corrientes que propugnan no ya su ampliación o revisión, sino su simple destrucción como símbolo de lo que llaman "poder académico excluyente".



Leer a los clásicos

E-mail Imprimir

Leer a los clásicos es el título de un jugoso artículo del escritor y profesor César López Llera publicado en la página web de la Editorial SM: LENGUA PROFES NET. En él reivindica la capacidad de los clásicos para atraer a la lectura y rebate razonadamente esa moderna acusación que se suele hacer a aquellos  docentes que todavía "imponen" la lectura de ciertos clásicos del Siglo de Oro en lugar de obras más actuales y más sencillas.

Según él, el problema es que los clásicos no se conocen -en general- y no se leen, ni bien ni mal, ni poco ni mucho y así nos perdemos todos grandes sorpresas y descubrimientos. Porque si una obra es verdaderamente clásica, sorprende y enamora al que la lee de verdad, no al que pasa sus ojos por encima buscando una respuesta apresurada para completar un cuestionario. Por eso, no podemos dejar a los clásicos como materia para estudiosos y eruditos; al contrario, tenemos que darles nueva vida cada día, en casa y en la calle, en la escuela y en los medios de comunicación.

No puedo estar más de acuerdo con sus ideas y creo que, como profesores, la lectura y el comentario de los clásicos constituyen una tarea ineludible y apasionante a la que no debemos renunciar en absoluto.

El texto se acompaña de una serie de interesantes propuestas para leer a cuatro clásicos hispánicos indiscutibles:

1. Enloqueciendo como Don Quijote, sobre la novela y otros textos cervantinos.

2. "Érase un hombre a una nariz pegado...", sobre la sátira de Quevedo.

3. Cinco poemas con cuadros, para mejor leer a Garcilaso.

4. Textos de Lope de Vega, con actividades para adolescentes.

Última actualización el Lunes, 07 de Septiembre de 2009 16:00