www.elcanonliterario.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Taller de literatura Actividades para clase Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 6
Etapas en las novelas de Galdós

Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 6

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Etapas en las novelas de Galdós
Texto nº 1
Texto nº 2
Texto nº 3
Texto nº 4
Texto nº 5
Texto nº 6
Soluciones
Todas las páginas

TEXTO 6

Era Sofía una excelente señora, de regular belleza, cada día reducida a menor expresión por una tendencia lamentable a la obesidad. Le habían dicho que la atmósfera del carbón de piedra enflaquecía, y por eso fue a vivir a las minas [...]. Por lo demás, aquella atmósfera, saturada de polvo de calamina y de humo, causábale no poco disgusto. No tenía hijos, y su principal ocupación consistía en tocar el piano y en organizar asociaciones benéficas de señoras para socorros domiciliarios y sostenimiento de hospitales y escuelas. En Madrid, y durante buena porción de años, su actividad había hecho prodigios, ofreciendo ejemplos dignos de imitación a todas las almas aficionadas a la caridad. Ayudada de dos o tres señoras de alto linaje, igualmente amantes del prójimo, había logrado celebrar más de veinte funciones dramáticas, otros tantos bailes de máscaras, seis corridas de toros y dos de gallos, todo en beneficio de los pobres.

Entre sus vehemencias, que solían ser pasajeras, contábase una que quizá no sea tan recomendable como aquella de socorrer a los menesterosos, y consistía en rodearse de perros y gatos, poniendo en estos animales un afecto que al mismo amor se parecía. Últimamente [...], tenía un "toy terrier" que por encargo le había traído de Inglaterra Ulises Bull, jefe del taller de maquinaria. Era un galguito fino y elegante, delicado y mimoso como un niño. Se llamaba "Lili" y había costado en Londres doscientos duros.

Los Golfines paseaban en los días buenos; en los días malos tocaban el piano o cantaban, pues Sofía tenía cierto chillido que podía pasar por canto en Socartes. El ingeniero segundo tenía voz de bajo; Teodoro también era bajo profundo; Carlos, allá se iba; de modo que armaban una especie de coro de sacerdotes, en el cual descollaba la voz de Sofía como sacerdotisa a quien van a llevar al sacrificio.



Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2009 03:01