www.elcanonliterario.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Taller de literatura Actividades para clase Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 4
Etapas en las novelas de Galdós

Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 4

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Etapas en las novelas de Galdós
Texto nº 1
Texto nº 2
Texto nº 3
Texto nº 4
Texto nº 5
Texto nº 6
Soluciones
Todas las páginas

TEXTO 4

Aquel nobilísimo oficio le daba mucho que hacer en sus comienzos, porque tenía que aprender por la noche lo que había de enseñar al día siguiente: trabajo ingrato y penoso que fatigaba su memoria sin recrear su entendimiento. Todo lo enseñaba Polo según el método que él empleaba en aprenderlo; mejor dicho, Polo no enseñaba nada: lo que hacía era introducir en la mollera de sus alumnos, por una operación que podríamos llamar "inyectocerebral", cantidad de fórmulas, definiciones, reglas, generalidades y recetas científicas, que luego se quedaban dentro indigeridas y fosilizadas, embarazando la inteligencia sin darla un átomo de sustancia ni dejar fluir ideas propias, bien así como las piedras que obstruyen el conducto de una fuente.

[...] Habiéndose metido, por la fatalidad de los tiempos y de las circunstancias, a instruir muchachos, los instruía por los modos y estilo que Napoleón utilizó en domar naciones. Y no comprendía Pedro Polo la enseñanza de otra manera. Se le representaba el entendimiento de un niño como un castillo que debía ser embestido y tomado a viva fuerza, y a veces por sorpresa. La máxima antigua de "la letra con sangre entra" tenía dentro del magín de Polo la fijeza de uno de esos preceptos intuitivos y primordiales del genio militar que en otro orden de cosas han producido hechos tan sublimes. Así, cuando, movido de su convicción profundísima, descargaba los nudillos sobre el cráneo de un alumno rebelde, esta cruel enseñanza iba acompañada de la idea de abrir un agujero por donde a la fuerza había de entrar el tarugo intelectual que allí dentro faltaba. Los pellizcos de sus acerados dedos eran como punturas por las cuales se hacían, a través de la piel, inyecciones de sabiduría alcaloide de los libros de texto.



Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2009 03:01