www.elcanonliterario.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Taller de literatura Actividades para clase Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 2
Etapas en las novelas de Galdós

Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 2

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Etapas en las novelas de Galdós
Texto nº 1
Texto nº 2
Texto nº 3
Texto nº 4
Texto nº 5
Texto nº 6
Soluciones
Todas las páginas

TEXTO 2

Ved con cuánta tranquilidad se consagra a la escritura doña Perfecta. Penetrad en su cuarto sin reparar en lo avanzado de la hora, y la sorprenderéis en grave tarea, compartiendo su espíritu entre la meditación y unas largas y concienzudas cartas que traza a ratos con segura pluma y correctos perfiles. Dale de lleno en el rostro, busto y manos, la luz del quinqué […]. Doña Perfecta era hermosa, mejor dicho, era todavía hermosa, conservando en su semblante rasgos de acabada belleza. La vida del campo, la falta absoluta de presunción, el no vestirse, el no acicalarse, el odio a las modas, el desprecio de las vanidades cortesanas, eran causa de que su nativa hermosura no brillase o brillase muy poco. También la desmejoraba la intensa amarillez de su rostro, indicando una fuerte constitución biliosa.

Negros y rasgados los ojos, fina y delicada la nariz, ancha y despejada la frente, todo observador la consideraba como acabado tipo de la humana figura; pero había en aquellas facciones cierta expresión de dureza y soberbia que eran causa de antipatía. Su mirar, aun acompañado de bondadosas palabras, ponía entre ella y las personas extrañas la infranqueable distancia de un respeto receloso; mas para la casa, es decir, para sus deudos, parciales y allegados, tenía una singular atracción. Era maestra en dominar, y nadie la igualó en el arte de hablar el lenguaje que mejor cuadraba a cada oreja.

Su hechura biliosa, y el comercio excesivo con personas y cosas devotas, que exaltaban sin fruto ni objeto su imaginación, habíanla envejecido prematuramente, y siendo joven, no lo parecía. […] Doña Perfecta salía pocas veces de su concha. Sus costumbres intachables, y la bondad pública que hemos observado en ella desde el momento de su aparición en nuestro relato, eran causa de su gran prestigio en Orbajosa. Sostenía además relaciones con excelentes damas de Madrid, y por este medio consiguió la destitución de su sobrino.



Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2009 03:01