www.elcanonliterario.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Taller de literatura Actividades para clase Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 1
Etapas en las novelas de Galdós

Etapas en las novelas de Galdós - Texto nº 1

E-mail Imprimir
Indice del artículo
Etapas en las novelas de Galdós
Texto nº 1
Texto nº 2
Texto nº 3
Texto nº 4
Texto nº 5
Texto nº 6
Soluciones
Todas las páginas

TEXTO 1

Mis primeras impresiones fueron de grata sorpresa en lo referente al aspecto de Madrid, donde yo no había estado desde los tiempos de González Bravo. Causábanme asombro la hermosura y amplitud de las nuevas barriadas, los expeditivos medios de comunicación, la evidente mejora en el cariz de los edificios, de las calles y aun de las personas, los bonitísimos jardines plantados en las antes polvorosas plazuelas, las gallardas construcciones de los ricos, las variadas y aparatosas tiendas, no inferiores [...] a las de París o Londres, y, por fin, los muchos y elegantes teatros para todas las clases, gustos y fortunas. Esto y otras cosas que observé después en sociedad, hiciéronme comprender los bruscos adelantos que nuestra capital había realizado desde el 68 [...]. En una palabra, me daba en la nariz cierto tufillo de cultura europea, de bienestar y aun de riqueza y trabajo.

Mi tío era un agente de negocios muy conocido en Madrid. En otros tiempos desempeñó cargos de importancia en la Administración; fue primero cónsul; después, agregado de Embajada; más tarde, el matrimonio le obligó a fijarse en la Corte; sirvió algún tiempo en Hacienda [...], y, al final, las necesidades de su familia le estimularon a la mezquina seguridad de un sueldo, por las aventuras y esperanzas de un trabajo libre. Tenía moderada ambición, rectitud, actividad, inteligencia, muchas relaciones; dedicóse a agenciar asuntos diversos, y al poco tiempo de andar en esos trotes se felicitaba por ello y de haber dado carpetazo a los expedientes. De ellos vivía, no obstante, despertando los que dormían en los archivos, impulsando a los que se estacionaban en las mesas, enderezando como podía el camino de algunos que iban algo descarriados.



Última actualización el Sábado, 12 de Diciembre de 2009 03:01